#PrácticasDeMierda

#PrácticasDeMierda

#PrácticasDeMierda

Archivar documentos apilados hace 10 años, cubrir vacaciones de otras empleadas, hacer horas extra, sacar trabajo y solucionar marrones como l@s demás currelas. ¿Te son familiares estas condiciones de trabajo? Entonces probablemente tú también estés haciendo unas prácticas o una beca. ¿Tampoco tú conoces a tu tutor o tutora ni realizas tareas que tengan que ver con tus estudios?  Se confirman tus sospechas, también tú has tenido la “mala suerte” de caer en unasPrácticas de Mierda”. Te dirán que no es mala suerte, todo lo contrario. Te dirán que “tienes mucha suerte”, porque tienes trabajo “y no deberías quejarte” (aunque no tengas contrato, cobres una miseria y no se reconozcan tus derechos laborales).

Esta es la realidad a la que nos enfrentamos o nos hemos enfrentado muchas y muchos jóvenes a la hora de intentar acceder al mundo laboral. Una realidad que se da por inevitable, como un peaje que debemos superar para pasar de ser estudiantes a ser “empleables”. Una especie de “ritual iniciático”,  tu primera experiencia como “trabajadora precaria” (o, siendo más clar@s, explotación laboral) con la que además tus jefes se están ahorrando una pasta. Es más, realmente ni se te reconoce como trabajador/a, porque, aunque estés sustituyendo un puesto de trabajo como cualquier otro en la empresa (o en la Uni, o en el Gobierno de Navarra…), en teoría estás “en formación”, por lo que no tienes derecho a las mismas condiciones que el resto de trabajador@s, ni a la mayoría de derechos laborales que te deberían corresponder si fueses un o una trabajadora más.

Parece que tenemos asumido (o que tenemos que asumir) que poco o nada se puede hacer frente a estas situaciones, pero la realidad es que sí hay cosas que se puedan hacer. El primer paso para defender tus derechos es conocerlos. Por eso, estar informada sobre tus condiciones y derechos como estudiante en prácticas o como becari@ es fundamental. La verdad es que no es una situación sencilla de solucionar, pero hay varias claves que puedes seguir si no quieres “pagar ese peaje”. Puedes empezar haciéndote las siguientes preguntas:

  1. ¿NO conoces las condiciones de tu convenio de prácticas?
  2. ¿NO tienes tutor@s que supervisen tus prácticas?
  3. ¿Las tareas que haces NO tienen que ver con tu formación?
  4. ¿Crees que tu trabajo debería hacerlo una persona con contrato laboral?
  5. ¿Tienes las mismas funciones y responsabilidades que otr@s emplead@s?
  6. ¿Te obligan a hacer horas extra por encima de las pactadas?

Si te ves reflejado o reflejada en esas preguntas y quieres denunciar tu situación, en primer lugar deberías planteárselo a tu tutor o tutora de prácticas en el centro educativo (en el caso de que le conozcas). Pero si esto no es posible o ya has terminado tus prácticas o tu beca, puedes ponerte en contacto con el Consejo de la Juventud de Navarra (CJN-NGK) o con cualquier sindicato o colectivo de defensa de los derechos de las personas trabajadoras. En función de tu situación, quizás sea posible denunciar legalmente tu caso, y en otros casos habrá que optar por la denuncia social. ¿Quieres contarnos tu caso (aunque sea de forma anónima)? ¡¡¡Si no empezamos a dar a conocer estas realidades y a denunciar estas situaciones nunca podremos acabar con ellas!!!

Close